La segunda pantalla, screen, por @agusmadariaga #marketerosnocturnos

Por:
Actualizado: enero 9, 2014
screen

La segunda pantalla  es el nombre que se le ha dado a las tabletas, teléfonos inteligentes o portátiles mientras los usamos viendo la televisión. Al usar estos dispositivos realizamos actividades que complementan la experiencia: comentamos en redes sociales, consultamos información adicional o disfrutamos de contenido interactivo. Convertimos un medio pasivo, como lo era la televisión del pasado, en un medio interactivo e hipermedia y cambiamos el “texto dictado” por el hipertexto. Esta es una experiencia que se hace fundamental ante la cultura digital, en la que la co-creación del mensaje y la interactividad son fundamentales para la satisfacción del usuario.

 

Los expertos consideran que hay seis tipos de consumidor de segunda pantalla:

1. El entusiasmado: gran amante de los medios y en especial la televisión. Utiliza la segunda pantalla para compartir con otros su opinión sobre contenidos televisivos a través de Web y apps creadas por los propios programas de televisión.

2. El comunicador: también comparte su opinión, pero sobre todo a través de redes sociales y de manera muy emocional.

3. El “puente”: es hombre y no suele hacer zapping, así que utiliza la segunda pantalla para entretenerse entre un programa y otro.

4. El recopilador de conocimiento: este grupo está principalmente compuesto por madres trabajadoras que utilizan la segunda pantalla para ir recopilando información y ahorrar tiempo.

5. El jovencísimo: millennials entre 14 y 19 años de edad que utilizan la segunda pantalla para comunicarse con sus semejantes mientras consumen televisión en espacios separados.

6. El ocasional: mujeres de más de cincuenta años de edad que hacen uso de la segunda pantalla de manera puntual, sobre todo para cubrir momento de aburrimiento entre programa y programa.

Pero… ¿Cómo afecta la multitarea a nuestro cerebro?

Un estudio de la Ecole Normale Superieure muestra que “cuando practicamos la multitarea cada mitad de nuestro cerebro se ocupa de un asunto diferente.”. Ahora bien, cada hemisferio se encarga de un tipo tareas y por tanto cuando las dos son del mismo tipo la cosa se complica. “Eso explicaría por qué podemos desenvolvernos relativamente bien sin vemos la televisión a la vez que leemos una revista, pero la cosa se complica si tratamos de mantener simultáneamente una conversación.”

La multitarea y la catarata de información han provocado una saturación: “En Estados Unidos, investigaciones señalan que mientras que para el año 1960,  las personas solían dedicarle un promedio de 5 horas de su tiempo a los medios de comunicación cada día, en 2011 dedican un promedio de 12 horas diarias a los medios de comunicación.”

 

Nicholas Carr señala en “Superficiales” que la necesidad de filtrar tanta información hace que nuestro análisis sea superficial y la consecuencia es que nos resulta más difícil concentrarnos en una tarea largo tiempo y que nuestros análisis sean menos profundos. La primera consecuencia es que somos menos eficaces filtrando y reteniendo información importante y aumentan las dificultades de extraer información de la memoria tanto a largo como a corto plazo. Otra la dificultad de concentrarnos un largo rato. Nos hacemos “impacientes” a la hora de analizar información.

Este es el gran reto para los profesionales de la publicidad y el marketing, que juegan con la memoria de trabajo y la memoria a largo plazo para dar notoriedad y recuerdo a sus productos o inocular un mensaje al consumidor.

También para crear contenidos porque algunos estudios muestran que la sobrecarga de información tiene tres consecuencias:

-En lugar de concentrarse en una tarea, el cerebro espera con ansias recibir otro flujo de información producto de las propias multitareas.

-El cerebro busca entonces reaccionar inmediatamente a las oportunidades o amenazas que vienen de esos flujos.

-Como resultado, cada vez que el cerebro cambia de una a otra actividad se desprende un golpe de dopaminas a nivel neuronal.

 

También este aspecto es importante para el marketing, porque estas dopaminas no dejan de ser un refuerzo en un aprendizaje de la satisfacción inmediata.

La segunda pantalla además nos muestra un futuro con la smart tv y las tablets –y el smartphone- como primera pantalla o como única pantalla para multitarea. El marketing y los contenidos deben centrarse en ese futuro o perderán su presencia. Deben sobresalir entre tanta información, ser hipertexto e hipermedia, permitir interactividad y estar pensados para cualquier pantalla y en especial para el smartphone y tener claro que ya no hay receptor pasivo. El consumidor de contenidos elige bajo demanda y cambia rápidamente si se aburre.

Resumen por @agusmadariaga

TUITS SELECCIONADOS DE LA SESIÓN DE LA SEGUNDA PANTALLA O SCREEN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

@ Danielamyca (239 Posts)

Me conocen como Director de AMYCA escuela negocios (http://www.amycaformacion.com), Amyca consultoría (http://www.amyca.com) y cofundador de http://Daodad.com, pero prefiero que me conozcan simplemente como un amigo al que seguir


One Comment

  1. Pingback: la segunda pantalla| screen | marketeros noctur...

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>